ARTRITIS

Qué es

En los tiempos antiguos de la Medicina, la artritis se consideraba como una única enfermedad contra la cual “poco se podía hacer”, salvo aconsejar la toma de Colchicina o derivados de la corteza del sauce, y esperar a el curso normal de la enfermedad con deformidades y dolor durante y consecuente.

Actualmente sabemos que existen muchos tipos de artritis y para la mayoría de estas existen tratamientos eficaces para controlarlas y evitar su progresión. Al día de hoy no son entidades curables, pero con el tratamiento adecuado su pronóstico ha mejorado indiscutiblemente.
El término “artritis” proviene de las raíces latinas arthron: articulaciones, itis: inflamación es decir inflamación en las articulaciones que habitualmente cursa con dolor asociado a síntomas inflamatorios como lo es el calor local, el enrojecimiento y la hinchazón.

Existen muchos tipos de artritis y por ello es importante consultar con especialista para determinar cuál de estos es, pues al definir su tipo podemos orientar al pronóstico y su tratamiento más oportuno y así tener más éxito con las terapias y evitar o frenar el daño en la estructura de la articulación, la mayoría de las veces no recuperable cuando se establece.

El termino “artralgia” proviene de arthron: articulación y algia: dolor aludiendo al dolor en la articulación. Muchas enfermedades reumáticas debutan o inician con artralgias y es importante determinar si existe inflamación o artritis ya que esta conlleva a la destrucción articular y por ende a un tratamiento distinto a el manejo del dolor solamente. Por ejemplo, la fibromialgia cursa con artralgias severas o marcadas, pero no inflama o destruye las articulaciones, en cambio una artritis reumatoide si lo hace y por ello obliga a usar medicamentos que modulan sus defensas y no solo medicación ara dolor.

La detección precoz y el tratamiento temprano pueden evitar discapacidad y daños permanentes

Agendar cita por WhatsApp